COMENTARIOS SOBRE EL ESGUINCE CERVICAL

 DR. D. JOSÉ OJEDA GIL Y DÑA. Mª  DEL ROSARIO DIEZ AGÚNDEZ *

Al valorar 100 historias clínicas de accidente de tráfico, hemos comprobado que en el 90% existe traumatismo cervical, directo o indirecto.

En el 60% de los casos y en las exploraciones radiográficas realizadas, se aprecian mínimos desplazamientos de las superficies articulares a favor de una subluxación (patología citada y demostrada por D. José L. Medina Monzón).

En relación al mecanismo de producción podemos utilizar la definición que utiliza el Grupo de Quebec: Mecanismo de aceleración-deceleración que transmite energía al cuello. Puede originarse por un impacto posterior o lateral al colisionar dos vehículos, pero puede también originarse por zambullidas o maniobras anormales del cuello. El impacto puede originar lesiones óseas o de los tejidos blandos que pueden dar lugar a diferentes manifestaciones clínicas (Alteraciones asociadas al esguince cervical).

La dificultad que tiene el perito médico es catalogar y relacionar el esguince cervical con las diferentes manifestaciones clínicas que presenta. Siguiendo a Gay JR, Abbott KH (1953), publicado en JAMA 152 páginas 1698-1704; Weinberg S. y Lapointe, H. (1987); Chrisman, O.D. y Gervais, R. F. (1962); Radanov, B.P, (1990, 1991, 1992 y 1993); y nuestra experiencia, el Síndrome Cervical Postraumático, se puede presentar en una serie de cuadros clínicos que tienen en común el antecedente de traumatismo cervical y la cervicalgia.

Cervicalgias que se acompañan de mareos, vértigos, cefaleas y acúfenos, llamado síndrome cervical cerebral o cervical alto.

Cervicalgia, dolor interescapular irradiado a miembro superior, hombro, y llegando a la mano, llamado síndrome cérvicobraquial inferior.

Cuadro clínico de mielopatía cervical postraumática con dolores y alteraciones radiculares, se calificaría de agravación de la artrosis cervical previa. En algún caso, se acompaña de formaciones siringomiélicas.

Si el esguince o subluxación es importante, y existe un osteofito, en el movimiento brusco puede ocasionar una perforación de esófago originando una mediastinitis.

El esguince cervical es causante de la aparición de sintomatología temporo mandibular, origina una distensión de la cápsula que favorece una subluxación tempor mandibular.

Otros pacientes aquejan de otalgias después de haber sufrido el mismo.

En muchos casos, el síndrome postraumático se puede acompañar de un cuadro ansioso depresivo, distimia, etc, que hay que saber valorar, pues en algunos de nuestros casos, existe el SCP, y un síndrome de estrés postraumático.

También hemos podido comprobar la presencia de una sintomatología compleja, mareos, vértigos, acúfenos, inestabilidad, cansancio, nerviosismo y alteraciones en la voz (afonía, disfonía), contexto clínico que encaja en el Síndrome de Barré-Lieou, y que se explica por una hipertonía del Sistema Simpático Cervical por irritación del simpático entre C5-D1.

El compañero evaluador, se encontrará muchas veces con un problema para poder relacionar las diferentes patologías citadas con el esguince cervical. Además, según nuestra experiencia y la de autores como Balla, J.L (The late whiplash syndrome. Aust NZ J. Surg 50: 610/614), hemos comprobado la existencia de un síndrome cervical tardío con persistencia de sintomatología o aparición del cuadro clínico a los meses e incluso años de haber padecido el accidente.

Según nuestro criterio, hay que ser muy cautos a la hora de indicar las secuelas consecuentes a un esguince cervical, e intentar valorar de una manera objetiva, todas las secuelas que se pueden dar, y basarse en la historia médica, exploración clínica efectuada, radiografías funcionales y otras pruebas como por ejemplo RMN, Gammagrafía Ósea, Isocinéticos (éstos con mucho cuidado para no producir lesiones medulares), EMG y Potenciales Evocados, y solicitar la colaboración de los compañeros Neurólogos, Psiquiatras, Neurofisiólogos si se considerara necesario.

* Gabinete de Valoración del Daño Corporal del Centro de Traumatología Teldense